¿Por qué debería trabajar mi Marca Personal?

El término “marca personal” o “personal branding”, es de sobra conocido por todos, pero siempre se ha asociado a empresas o a emprendedores que ofrecen su propio producto o servicio.

Hoy el paradigma ha cambiado completamente, ya que en un mercado laboral tan competitivo, una persona necesita crearse su propia marca para darse a conocer como demandante de empleo, aunque su objetivo sea un trabajo por cuenta ajena.

En las formaciones para empresas que imparto sobre empleabilidad, lo más común es que al principio me pregunten por qué si ellos quieren trabajar en una empresa, tienen que crear su marca, si no pretenden vender nada.

Bien, hasta aquí todo normal, ya que hemos sido educados, y yo me incluyo, en un sistema que para nada tiene que ver con lo que nos encontramos cuando salimos del aula al mundo real, al mercado laboral.

Yo viví esa época en la que salías de trabajar y antes de finalizar ya tenías trabajo, incluso cuando finalizaba uno, te estaba esperando otro, no era necesario ni tener actualizado el Currículum Vitae. Pero también he sido testigo del cambio, un cambio que exige especialización, exige explotar las propias habilidades, y, sobre todo, exige venderse a sí mismo, no por las titulaciones que tengas, si no por lo que sepas hacer y, sobre todo, por quién eres.

Me imagino lo que debe ser salir a la realidad y darte cuenta que lo te han enseñado no sirve para nada, has estado años educándote en un sistema  que ya no sirve, y eso es un golpe de realidad que cuesta mucho trabajo asimilar. Algo que no puedo entender es cómo el panorama ha cambiado tanto, pero no cambia la forma de educar a los estudiantes, ya que no se les enseña nada sobre el emprendimiento ni sobre la marca personal. Ni si quiera, se les enseña a diseñar un currículum adaptado a los nuevos tiempos. Lo que me encuentro en mis formaciones, son jóvenes entre veinte y treinta años perfectamente preparados teóricamente, pero sin tener ni idea de cómo funciona el mercado hoy en día. Jóvenes que aún piensan que invertir todo su dinero en más y más formación, es lo que les ayudará a encontrar trabajo, pero en ninguno de esos cursos que quieren hacer, aparece la marca personal ni nada que tenga que ver con ella.

Pero ¿para qué es tan importante trabajar la marca personal?

Hoy en día, afortunadamente, las empresas empiezan a tener más en cuenta la actitud que la aptitud. Es cierto, que un currículum ayudar a filtrar candidatos en caso de que haya dos puestos disponibles frente a quinientas solicitudes, hasta ahí estamos de acuerdo. Pero, te aseguro que hoy la titulitis no lo es todo. De hecho, ya existe un apartado en el Currículum Vitae que hable de ti y de tus valores. Sí, de tus valores, de tus competencias, tus creencias, y ahí por supuesto, ya vemos el enlace que tienen hoy en día, área laboral con área personal y emocional, pero no voy a entrar ahora mismo en ese tema.

Te invito a que busques información sobre el Foro Económico Mundial (FEM) y las soft skills. No sé si estás familiarizado con este término, si no lo estás, comienza a hacerlo, porque estas “habilidades suaves” son las que actualmente se tienen en cuenta en el mundo laboral y las que las empresas analizan cuando tienen a un candidato delante.

Hoy en día, las redes sociales actúan como un filtro mucho más fiable que un Currículum Vitae, y así es como se trabaja la marca personal, ahí es donde hay que tener especial cuidado. Hoy un empresario, tan solo tiene que escribir tu nombre en Google, y así conocerá al verdadero candidato.

Trabajar tu propia marca personal es un esfuerzo inmenso. Ya no se trata de enviar tu currículum masivamente y esperar de brazos cruzados a que alguien responda. ¿Qué haces mientras esperas esa llamada? Ya no sirven las excusas de antes, ahora hay que trabajar a diario. Y créeme que buscar trabajo, es un trabajo.

Lo primero que debes hacer es tener claro aquello que se te da bien, aquello que te gusta hacer, y eso, debes explotarlo en tus redes sociales. Olvida exhibir tu vida privada, no es malo hacerlo, pero cuidado con lo que compartes. Una cosa es compartir aquello que te gusta hacer y que puede aportar, y otra es que lo único que compartas sea tus noches de copas. Todos las tenemos, pero no hace falta que todo el mundo lo sepa. Créeme, he conocido casos de meteduras de pata de candidatos a un puesto de trabajo, cuyas redes sociales estaban hasta arriba de publicaciones que les han jugado muy malas pasadas.

Sé muy inteligente, escoge bien lo que compartes. Que hable de ti, de la persona, de tus valores, de tus cualidades. Sé esa persona que todo empresario quiere tener en su empresa. Actualiza tu currículum, adáptate a los nuevos tiempos, y que el trabajo te pille trabajando. No recibir un sueldo a final de mes no significa que no trabajes, te aseguro que levantarte cada día a trabajar en explotar tu marca personal, es una inversión de tiempo que se verá compensada.

Si quieres empezar por algo, hazlo por tus valores. Y, si quieres saber el motivo de hacerte esta recomendación, tendrás que leer mi próximo artículo.